Reseña: The Unholy (2021)

Nueva entrada en el siempre fértil terreno de películas de terror basadas en la religión, The Unholy (2021) es una a la que quizá habría prestado más atención si hubiese sabido que estaba basada en una novela de James Herbert, un autor que me gusta mucho y que por sí solo habría explicado el innegable componente pulp de una historia mucho menos seria de lo que plantea en un principio. La cinta de la que hablamos hoy está por el contrario más cercana a clásicos terrores góticos como la ya comentada aquí La máscara del demonio (1960) en el sentido que parece de otra época en la que este tipo de historias se abordaban desde una perspectiva más festiva.

En este caso en particular la trama va acerca de un periodista en horas bajas (el siempre simpático Jeffrey Dean Morgan) que viaja hasta un pequeño pueblo de los Estados Unidos donde se está produciendo una serie de milagros por parte de una chica que podría ser una santa, pero cuyos poderes tienen en realidad un origen mucho menos benévolo. Si piensas, sin embargo, que esta es una historia acerca de la fe y de un personaje cínico dándose de bruces con lo sobrenatural, que sepas que estás solo parcialmente en lo cierto porque la película nunca aborda estos temas desde una óptica seria y se trata más bien de una historia de maldiciones, brujería y una conspiración histórica que incluye a las altas autoridadesd de la iglesia.

Pero en realidad este tono superficial con el que toca sus temas no es un problema en sí mismo ni algo que se le pueda criticar; lo que en mi opinión termina tirando la película abajo es el evidente cutrerío técnico que hace que por momentos parezca que estás viendo una serie de televisión de los noventa, algo que queda claro ya desde el prólogo ambientado en el siglo XIX pero que no mejora con el tiempo de metraje sino más bien todo lo contrario. Lo curioso de todo este asunto es que normalmente este tipo de cintas suele usar la falta de recursos como coartada para tener unos efectos especiales más sutiles, pero esta se decanta por lo opuesto y se afinca en unos efectos especiales de saldo (sobre todo en cuanto a lo concerniente al monstruo final) que terminan pasándole factura de la peor manera.

Tampoco quiero ser muy duro con esta película porque considero que hay unas ideas muy buenas aquí, sobre todo en cuanto al carácter siniestro y circense de la Iglesia y el aprovechamiento de la fe popular, y realmente considero que la misma trama con un poco más de cuidado estético hubiese podido funcionar mucho mejor, pero la desgana con la que recrea sus escenas de miedo hizo que no me la pudiese tomar en serio en ningún momento. No me convenció.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s