Una incompleta y subjetiva lista de los años diez

Bestofthebest

La imagen que acompaña estas líneas es una versión hiper-resumida de lo que han sido mis películas de terror favoritas de esta década que está por terminar. Digo hiper-resumida porque lo cierto es que son más, diez nunca serán suficientes, pero para cumplir con el propósito de ofreceros un número mágico he decidido elegir esta pequeña muestra basándome no sólo en mis gustos y prejuicios personales sino también en lo que considero ha terminado por influir en mayor medida en el cine mainstream de terror. En estos diez títulos se concentran de esta forma varias de las más importantes tendencias que terminarían por poblar este género una y otra vez entre 2010 y 2019, desde las cintas de antología, el horror “meta”, aquello que se llamó (de forma que considero ridícula) “horror elevado” y, por supuesto, el llamado Universo The Conjuring, que terminó siendo la franquicia de terror comercial por excelencia de estos últimos diez años.

Supongo que si hiciese un esfuerzo titánico la podría reducir aún más entregándome de forma aún más entusiasta a mis preferencias personales; podría decir que mi película de terror favorita de esta década fue It Follows (2014), que las más “influyentes” en ambos extremos del espectro crítico fueron The Conjuring (2013) y La bruja (2015), la primera por dar el pistoletazo de salida al universo James Wan y la otra por darle a la crítica sesuda películas de qué hablar cuando hablan de “terror serio” (sic). Podría hacer esas cosas, pero en lugar de eso voy a ampliar la selección aún más y ofreceros este compendio de mis 50 películas de terror favoritas de esta década, para que tengan algo que revisar en los próximos días. Dos de ellas no las he reseñado aún aquí, pero pienso hacerlo lo antes posible.

Y ahora sí, me despido de vosotros por este año y espero volver por aquí dentro de unos días. Honestamente, no pensaba que este blog duraría tanto tiempo como ha durado puesto que nunca lo he visto como algo serio ni a lo que quisiera dedicarme, pero me ha acompañado en momentos en los que lo necesitaba y honestamente no sé cómo parar.

Una vez más, gracias.

Brevísimo ránking de horror del 2019

El 2019 fue un año un tanto menos movido en cuanto a estrenos se refiere, al menos de los que pude ver. A lo largo de los últimos doce meses conseguí ver 24 películas de terror con fecha de estreno 2019, menos que otros años pero suficientes para hacer un podio con las tres más destacadas. Este año, además, cerramos la década de los 10, por lo que podéis esperar de mi parte una pequeña lista con lo más resaltado de los últimos diez años, pero por hoy vamos a hablar de las tres que más disfruté en este nuestro género favorito.

us3

Posición No. 3

La tercera posición de este podio personal es para Us, la nueva película de Jordan Peele y uno de los primeros estrenos importantes que vimos este año. El director de la también estupenda Get Out trajo con este segundo largometraje un trabajo muy distinto, más alegórico y menos realista pero también mucho más universal y con escenas realmente pavorosas pese a que su argumento haya dividido a un público que no quedó tan impresionado como con su primer trabajo. De hecho, ha sido después de verla de nuevo cuando he terminado por apreciarla aún más. Y tal como decía en aquella ocasión, espero que Lupita Nyong’o se lleve todos los premios del mundo por esta película ya que su actuación lo merece.

doctorsleep

Posición No. 2

En el segundo lugar está Doctor Sueño, la adaptación que hizo Mike Flanagan de la novela homónima de Stephen King, superando en mi opinión al propio libro y ofreciéndonos una de las mejores cintas de Flanagan, lo cual no es poca cosa teniendo en cuenta el titánico esfuerzo que significó no sólo crear con éxito una secuela de El resplandor sino también reconciliar las visiones de Kubrick y King en un trabajo que homenajea a ambos de forma sincera y  efectiva. El ritmo y el desarrollo de sus personajes, trasfondo y situaciones daba incluso para una serie (cosa que quedará aún más evidenciada en ese director’s cut de tres horas que se prepara por ahí), pero vale muchísimo la pena. Lo que más se ha comentado de ella hasta ahora ha sido su magnífica recreación de escenas clave de la película de Kubrick, pero esto es sólo un agregado; esta es una cinta de Flanagan por encima de todo.

midsommar

Posición No. 1

Si es que estaba más que cantado; creo que no hay película de terror de la que se haya hablado más este año (incluso antes de su estreno) que de Midsommar, la esperadísima segunda película de Ari Aster, quien también se agenció el año pasado el puesto de honor en nuestro podio personal con su mucho más visceral Hereditary. En esta ocasión nos trae una cinta de horror folk con todos los elementos que últimamente me están conquistando: es una cinta lenta, larga (más de dos horas y media de duración) y al estar ambientada en pleno verano en el norte de Suecia, casi todas sus escenas transcurren a plena luz del día. Es también un trabajo magnífico que te deja por los suelos y una película sobre la soledad, la empatía y el sentimiento de comunidad que va mucho más allá de sus evidentes influencias en lo que a cultos paganos se refiere. Muy buena y por supuesto recomendadísima una vez más.

802. Midsommar (2019)

MENCIÓN ESPECIAL

Tan recomendada, de hecho, que terminó siendo la más votada en nuestra encuesta anual de lo mejor del año. Un 21% de los lectores que participaron la incluyeron en su podio personal, uno que curiosamente coincidió con el mío aunque no en el mismo orden, ya que el muy reñido segundo lugar fue a parar a Us (17.25%) y el tercero a Doctor Sueño (13.50%). Curiosamente, este ha sido uno de esos años en que ninguna de las opciones que he dado a votar fue ignorada; todas tuvieron al menos un voto.

Eso ha sido todo en cuanto al podio. En los próximos días dejaré por aquí mi selección con lo mejor de esta década que está por terminar.

Aquí para el ránking del 2018
Aquí para el ránking del 2017
Aquí para el ránking del 2016
Aquí para el ránking del 2015
Aquí para el ránking del 2014
Aquí para el ránking del 2013
Aquí para el ránking del 2012
Aquí para el ránking del 2011
Aquí para el ránking del 2010
Aquí para el ránking del 2009
Aquí para el ránking del 2008
Aquí para el ránking del 2007
Aquí para el ránking del 2006
Aquí para el ránking del 2005

Brevísimo ránking de horror del 2018

Este año que llega a su fin vio la muy postergada mudanza de Horas de oscuridad, y aunque no vi tantas películas como otros años, al menos si fueron suficientes como para armar una encuesta con lo mejor del año y ofrecer el ya tradicional podio con lo que más disfruté durante el 2018. Lo interesante de esto es que ha sido este año cuando más se ha sentido la influencia de las nuevas maneras de consumir ficción; ante la escasa oferta interesante que suele dar el cine de terror mainstream, han tenido que ser plataformas de streaming como Netflix o Amazon las que nos trajeran algunos de los más destacables ejemplos de terror que normalmente o bien no se habrían rodado o no habrían conseguido distribución alguna. Esta es una tendencia que imagino tenderá a más en el futuro, pero por ahora hablemos de las tres películas que más me llamaron la atención y que se merecen un lugar destacado este año.

suspiria

Posición No. 3

En las antípodas del colorista cuento de hadas de la película original, la nueva versión de Suspiria, del también italiano Luca Guadagnino, ha sido una que me ha dejado torcido, y probablemente el estreno que con más ansia había esperado este año. A pesar de haber despertado opiniones encontradas tanto con el público como con la crítica, para mí ha sido la reivindicación de un cine de terror con al menos un grado de aspiración artística muy a pesar de ser “lento” y “aburrido”. Y aunque la estética (aquello más destacable de la película de Argento) sea diametralmente opuesta a la original, su ambientación me ha fascinado tanto como su argumento de brujería oculta en medio de una ciudad en ruinas. Y para magia, además, la presencia de Dakota Johnson en el papel principal. Un revisionado por mi parte es cosa segura.

may_the_devil_take_you_08_4web__large

Posición No. 2

Un trabajo diametralmente opuesto en cuanto a estilo pero también entre lo mejor del año para mí ha sido May The Devil Take You, el buque insignia del cine de terror indonesio, el cual parece estar teniendo en la actualidad una especie de renacer comercial en Occidente. Aún así, creo que no me equivoco si digo que el principal motivo por el cual muchos hemos podido verla ha tenido que ver con que Netflix se haya encargado de su distribución en gran parte el mundo. Es una suerte que haya sido así porque esta especie de homenaje asiático a The Evil Dead (1981) es una de las más intesas y viscerales películas de horror que hemos tenido oportunidad de ver recientemente, y mucho me temo que no muchos la habrán visto todavía ya que misteriosamente no tuvo lo que se dice gran presencia en nuestra encuesta anual. Vedla porque vale la pena.

heredit

Posición No. 1

No faltará quien diga que se veía venir. Hereditary ha sido la película de terror del año, y aunque todavía está por verse si la recordaremos de aquí a un tiempo, lo cierto es que la cinta debut de Ari Aster ha sido sin duda alguna lo más destacado de un año que ha estado particularmente nutrido en cuanto a calidad. A pesar de que sigo pensando que gran parte de la crítica le dio un análisis más intelectual de lo que realmente merecía (algo apreciable incluso en el hecho de que muchos dijeron que ni siquiera era de terror), eso no le quita nada de su efectividad ni resta a lo que sin duda alguna fueron sus puntos fuertes: un magnífico elenco, una atmósfera original y opresiva, y un desarrollo lo bastante interesante como para hacer que conceptos ya muy conocidos como los de su argumento parecieran frescos y novedosos. Una excelente película que merece ser re-visitada lo antes posible.

731. Hereditary (2018)

Mención especial

Y por supuesto, este es otro de esos años en los que los mis gustos y los de los lectores coinciden, puesto que Hereditary también fue la más votada por los lectores de Horas de oscuridad, con casi un 27% de los votos, muy por encima del segundo puesto obtenido por Un lugar tranquilo (15%) y el triple empate a bronce de Ghostland, The Ritual y Mandy (10%).

Cam-

Mención especial (2)

Y ya para terminar, quiero hacer una excepción este año y dar una mención especial a una película que, si bien no entró en mi pódio personal, sí que considero una pieza interesantísima y muy recomendable. Hablo por supuesto de Cam, una producción de Blumhouse para Netflix que se aleja del estilo mercenario de la productora y nos trae la que probablemente sea la pieza más interesante del año en cuanto al tratamiento tanto de sus personajes femeninos como de la industria del sexo, que es retratada aquí completamente sin amarillismos, condecendencias ni estúpidos moralismos de ningún tipo. Encima lo hace con una historia inquietante y una premisa y final muy buenos que no dejan todo masticadito al espectador. Recomendadísima si no la habéis visto aún.

Bueno, eso ha sido todo. 2018 ha significado un gran reto para mí a la hora de actualizar el blog con regularidad, pero esperemos que el año que viene pueda retomarse como es debido. Me tomaré una pausa de unos días, como siempre, pero estaremos de vuelta muy pronto para darlo todo. Si es por recomendaciones, eso sí, aquí os dejo los enlaces del ránking de años anteriores.

Feliz comienzo de año. Y gracias, de verdad.

Aquí para el ránking del 2017
Aquí para el ránking del 2016
Aquí para el ránking del 2015
Aquí para el ránking del 2014
Aquí para el ránking del 2013
Aquí para el ránking del 2012
Aquí para el ránking del 2011
Aquí para el ránking del 2010
Aquí para el ránking del 2009
Aquí para el ránking del 2008
Aquí para el ránking del 2007
Aquí para el ránking del 2006
Aquí para el ránking del 2005

 

Lo que nos faltó este año (2 de 2)

 

Hace un par de días os hablé acerca de cuatro películas que había visto en el 2018 pero que no tuve tiempo de reseñar. Hoy en cambio deseo daros mi pre-impresiones sobre cuatro cintas que quería ver pero no pude hacerlo por uno u otro motivo, ya sea porque no se estrenaron en mi ciudad (al menos no en V.O.) o bien porque lo hicieron tan tarde que la Navidad se impuso por encima de todo. Así que aquí van, sin orden aparente:

overlord

Overlord: esta es una que me dio mucha pena no poder ver ya que de las cuatro es la que sin duda tenía la mejor pinta, y es una que además ha cosechado comentarios bastante positivos. La mezcla de cine de infectados con la Segunda Guerra Mundial de trasfondo viene a suplir dos de las principales apetencias del cine comercial americano como son los zombis y los nazis, pero es que además todos coinciden en que se trata de una película muy entretenida que sabe llevar a buen término una premisa que difícilmente se podía tomar muy en serio. Habrá que esperar a que salga en formato doméstico para comprobarlo por mí mismo.hy03unfriended2

Unfriended 2: Dark Web: aunque parezca mentira, la primera Unfriended (2014) fue una película que me gustó mucho, y me entusiasmé cuando vi que los primeros comentarios acerca de esta secuela (cuando se presentó en festivales) fueron muy positivos. Luego ese entusiasmo decayó un poco con un trailer que dicha sea la verdad pintaba muy mal, pero aún así quiero darle el beneficio de la duda y verla por mí mismo. De entrada, sin embargo, hay una cosa que me hace dudar, y es que a pesar de que esta segunda parte parece haber abandonado el ángulo sobrenatural de su antecesora, también abandona su “realismo” a la hora de retratar cómo funciona tanto la comunicación masiva por Internet como la misma Dark Web. Así que no sé.

predator

The Predator: personalmente no necesitaba una nueva entrega de Predator (1987), pero el regreso de Shane Black es algo a lo que siempre daré la bienvenida. Eso sí, debo confesar que el trailer de esta continuación siempre me pareció fatal, y el elenco centrado en un niño es algo que dispara todo tipo de alarmas en mi cabeza. Aún así quiero darle una oportunidad, pese a todos los palos críticos que se llevó y pese a que no conozco a nadie hasta ahora a quien le haya parecido buena.

223486-anna1

Anna and the Apocalypse: destinada inicialmente a cubrir nuestra cuota de cine de terror navideño, esta especie de musical/apocalipsis zombie ambientado en las fiestas decembrinas tiene una pinta muy buena y lamento mucho que no se haya estrenado por aquí. Despertó comentarios muy entusiastas allí donde sí tuvieron oportunidad de verla, así que espero poder incluirla en nuestro especial de Navidad del año que viene.

Lo que nos faltó este año (1 de 2)

Aparte de la tradicional encuesta y el podio con lo mejor del año, en este blog tengo por costumbre dejar caer una pequeña lista con aquellas reseñas que se me quedaron en el tintero, aquellas películas que por algún u otro motivo no tuve oportunidad de reseñar en Horas de oscuridad. Como ya se nos ha acabado el tiempo, quiero aprovechar este día para daros una dosis mínima de ocho cintas que me hubiese gustado pasar por los tribunales de esta página. En esta primera entrega os comentaré cuatro de ellas que sí tuve la oportunidad de ver pero para las cuales no me pude sentir a escribir nada. Aquí van, en el orden en que fueron vistas:

lesaffames

Los hambrientos: producción canadiense (francoparlante) que venía a llenar ese hueco que cada año se suele reservar para el cine zombi, y que en esta ocasión ocupa ese aún más pequeño hueco dedicado a la parte interesante de ese subgénero, la que pretende hacer algo más que mostrar cadáveres reanimados. Su cercanía temporal con Cell (2016) probablemente no haya jugado en su favor ya que ambas historias se asemejan en cuanto a la forma en que representan a los infectados como una masa irracional cuyo comportamiento misterioso apunta a una especie de ritual colectivo del que nunca se nos dice nada pero que apunta a algo importante. Es muy básica en cuanto a sus referentes pero llega a ser realmente tenebrosa por momentos, aunque al final tampoco logre destacar demasiado.

revenge

Revenge: una de las grandes joyas de este año y con toda seguridad el mejor rape & revenge de la historia, esta producción francesa de la debutante Coralie Fargeat va mucho más allá al recrear la venganza de una mujer ultrajada desde una perspectiva femenina de empoderamiento que no sólo resulta muy efectiva sino que además esta hecha con un preciosismo estético envidiable. Confieso que cuando la vi originalmente quedé un poco descolocado al principio, pero una vez que como público aceptas que no se trata de una cinta realista se disfruta mucho más. Grandiosa, y recomendadísima por supuesto.

mandy

Mandy: otra de las destacadas de este 2018 y una a la que han llovido alabanzas de todas partes. Esto último me sorprende sobremanera ya que no es para nada una película convencional sino un rarísimo invento que mezcla terror con una historia de venganza en un ambiente de fantasía que la hace absolutamente inclasificable, algo a lo que contribuye Nicolas Cage en el papel principal haciendo una de sus ya acostumbradas actuaciones demenciales. Estéticamente es una de las más atractivas del año, y está llena de pasajes memorables una vez que se rinde por completo a su lado fantástico.

birdbox

A ciegas: estrenada en Netflix con el mucho más interesante título Bird Box, este thriller apocalíptico con Sandra Bullock resultó ser muy diferente de lo que esperaba en un principio ya que creí (erróneamente) que sería la típica historia de una madre coraje protegiendo a sus niños de una amenaza durante todo el metraje. No es para nada así; de hecho la presencia de los críos no es lo principal de la trama sino que esta se va contando principalmente a través de flashbacks que muestran el viaje interior de la protagonista lidiando con unas misteriosas criaturas que hacen que aquellos que las ven se quiten la vida. Esta premisa ha hecho también que se la compare con Un lugar tranquilo, cosa que en mi opinión es un error ya que la idea de un Apocalipsis bizarro que nunca es del todo explicado la asemeja más a The Happening, a la que supera con creces. Me ha gustado.

 

Brevísimo ránking de horror del 2017

Un año más. Pese a todo, Horas de oscuridad continua a pesar de todos los problemas para actualizar en el 2017, esperando recuperar el ritmo en el 2018. Una vez más, eso sí, ha llegado el momento de hacer unas breves menciones a lo que más he disfrutado de este año en cuanto a cine de terror, cosa que este año se ha puesto más difícil entre otras cosas porque no fui a la cita anual con el Fantasy Filmfest de este año (primera cosa a remediar para el año que viene). De todas formas, no han faltado las cintas buenas en este 2017 que nos ha traído el regreso de Stephen King a la pantalla y una que otra propuesta innovadora aparte de las sagas de siempre. Ha habido de todo, pero aquí están las tres que me han gustado más por motivos personales:

POSICIÓN No. 3

El regreso de M. Night (esta vez sí) con Split (reseña aquí) funciona en muchas niveles, pero sobre todo como prueba de que el director de El sexto sentido y Unbreakable parece haber decidido volver a sus más modestos orígenes después de la montaña rusa que ha sido su paso por el cine más comercial. Un grandísimo James McAvoy es probablemente lo más destacable, pero yo de momento me quedo con el hecho de que ha sido la primera vez en mucho tiempo que me he quedado pensando en una película de Shyamalan mucho después de los créditos. Vale la pena sin duda.

POSICIÓN No. 2

Los posteriores visionados de Get Out (reseña aquí) han modificado un tanto mi impresión inicial y me han hecho apreciarla más como comedia oscura que como cine de terror puro y duro. Con todo y eso, sigo pensando que ha sido una de las más interesantes del año, y tal como dice este artículo, significa también la vuelta de cierto discurso en el cine de miedo que nunca se ha ido pero que ahora está cobrando nuevamente fuerza incluso dentro del mainstream. La volvería a ver ahora mismo.

POSICIÓN No. 1

En mi caso no había alternativa posible. Meses después de su estreno, La cura del bienestar (reseña aquí) sigue asombrándome la forma en que Gore Verbinski ha conseguido salir de la espiral comercial de Disney para sacar una película como esta, un relato gótico que haría a Roger Corman llorar de felicidad, hermoso y horripilante a partes iguales, y con un elenco de lujo. Para mí lo mejor del año sin lugar a duda.

MENCIÓN ESPECIAL

En lo que probablemente sea el resultado menos sorprendente de este año, los lectores de Horas de oscuridad han escogido con el 23% de los votos la nueva versión de It (reseña aquí) como lo más destacable del 2017, algo esperable ya que esta revisión del clásico de Stephen King ha alcanzado una popularidad tremenda y ha sido un éxito de taquilla fenomenal, pero además es una película eficiente que consigue grandes momentos a pesar de no abandonar nunca su condición de cine de terror para grandes públicos. La disfruté mucho, y me ha hecho guardar grandes esperanzas para el futuro de las adaptaciones de King, sobre todo de sus trabajos más conocidos. 

Eso ha sido todo por este año. El 2018 traerá algunas reestructuraciones, ya una vez superada la barrera psicológica de las 700 reseñas. Nos vemos al otro lado.

Brevísimo ránking de horror del 2016

Estamos vivos. Hemos llegado al 31 de diciembre de este agonizante 2016 y nuevamente es la hora de recogerlo todo y ofreceros las tres películas de horror que nos han gustado más de este año. En esta ocasión quedará más patente que nunca cómo han cambiado mis gustos en lo que se refiere a cine de miedo y cuales son los Temas y estéticas que me interesan, y aunque paradójicamente ha sido el año en que más cine hemos visto, también ha sido aquel en el que hemo podido escribir menos debido a otros proyectos que han acaparado nuestra atención. A pesar de todo, no podíamos dejar de acudir a esta cita anual. Sé de sobra que las listas son un cliché, así como también sé de sobra que eso no me importa en lo absoluto. Aquí van nuestras tres favoritas, con una mención especial para vuestra favorita, que me habéis dejado bien clara en la encuesta realizada cada año.

POSICIÓN No. 3

En la tercera posición del podio tenemos a I Am The Pretty Thing That Lives In The House (reseña aquí), la primera película de terror producida por Netflix que nos trae además el regreso de Oz Perkins, director que ya se había conseguido colar en nuestro ránking del año pasado. Una de las mejores producciones del año en lo que me respecta, y una muestra de cómo se consigue escapar de los lugares comunes del terror mainstream volviendo en gran medida a los orígenes, con un ritmo, estética y temas que remiten a la obra de grandes como Henry James o Shirley Jackson. Es atmosférica, lenta y “aburrida”, y definitivamente requiere un tipo especial de espectador, pero si queréis ver algo distinto, esta es la que os recomiendo.

POSICIÓN No. 2

Mucho más convencional aunque también muy contundente es nuestra segunda posición, la surcoreana Train to Busan (reseña aquí), estrenada en español por lo visto con el imperdonable título de Estación zombi. Diametralmente opuesta a nuestra entrada anterior, esta cinta de muertos vivientes es implacable en su rapidez, intensidad, y acción frenética de un tren de alta velocidad plagado de monstruos con una historia de redención familiar de por medio. Ha sido muy popular con el público allá donde se ha estrenado, y aunque muchos le han recriminado (comprensiblemente) sus concesiones al melodrama, a mí eso no me ha molestado porque con el tiempo es algo que he aprendido a aceptar como una de las constantes del cine asiático. En todo caso, es una prueba de que el subgénero zombi todavía puede dar sorpresas incluso dentro de su conocida fórmula.

 POSICIÓN No. 1

Lo mejor del año, sin duda alguna. No podía ser de otra manera: The Witch (reseña aquí) tiene todas las señas de estilo de un director veterano, por eso es más sorprendente el que se trate del debut de Robert Eggers, quien ha hecho una película de horror distinta a lo que nos solemos encontrar, tanto a nivel estético como en cuanto a las escasas concesiones que hace al cine de miedo, y sin embargo su trabajo contiene algunas de las escenas más inquietantes que hemos visto en mucho tiempo. Sin lugar a dudas mi favorita del año y muy probablemente una que estará entre lo mejor de esta década que entra ya en su fase final. Recomendadísima, aunque bien sé que no tengo que hacerlo.

MENCIÓN ESPECIAL

Os dije que no hacía falta recomendarla. The Witch ha sido también la escogida por los lectores de Horas de oscuridad como la favorita del año, en una de las escasas ocasiones en las que la opinión de los visitantes y de quien esto escribe han ido por el mismo camino. A pesar de ser poco convencional, la cinta de Robert Eggers parece haberse ganado a gran parte del público asiduo a este género, muy a pesar de la tremenda diferencia entre la opinión crítica y el público. Los resultados de nuestra encuesta, sin embargo, no mienten: 24% de nuestros lectores la han incluido entre sus tres favoritas, seguida por Don’t Breathe (18%) y Train to Busan (17%). Curiosamente, The Girl With All The Gifts, que todavía no hemos reseñado, ha sido la única en no obtener ni un voto, quizás porque muy pocos la hayan visto aún.

Y eso ha sido todo en este año marcado por muertes de famosos, desastres a nivel político y blogueros con escasas actualizaciones. Nos veremos al otro lado del calendario con más, esperando que en las primeras semanas se resuelva uno de los mayores misterios de esta página: ¿cuál será la reseña número 666? Lo sabremos pronto.

Algunas que debí comentar este 2016 (2 de 2)

The Eyes of My Mother. Una niña que vive con sus padres en una cabaña aislada en medio del campo es testigo un día de cómo su madre es brutalmente asesinada por un psicópata anónimo, lo cual tiene un siniestro efecto en ella que se irá agravando en su juventud. Me llevé una sorpresa con esta porque pensé que casi nadie la habría visto, pero resulta que estaba equivocado porque la he leído nombrada en muchos sitios, casi siempre destacándola como una de las mejores del año. En este sentido me temo que soy una voz discordante, porque si bien tiene grandes aciertos a nivel estético, en el fondo no deja de contar una historia y temas que ya hemos visto muchas veces en el torture-porn de principios de los dos mil de forma un tanto más efectista. Su entusiasta recepción por parte del público me ha recordado mucho a la también muy apreciada The Girl Who Walks Alone At Night (2014), no sólo por su estética de preciosa fotografía en blanco y negro, sino porque al igual que aquella película (falsamente) iraní, esta se apropia de códigos y temas del cine de terror y los disfraza bajo una fachada superficial de cine “serio” como si intentara darle una legitimidad que nadie ha pedido. Me ha gustado, pero con matices.

Under The Shadow. Y hablando de cine falsamente iraní, esta entrada un tanto más comercial resulta quizás más interesante por su ambientación en el Teherán de los primeros años de la Revolución Islámica que por su historia o las cosas que consigue hacer con ella. En muchos sentidos, es el equivalente farsi de Dark Water (2002), cinta en la que me hizo pensar muchas veces y con la que tiene numerosos paralelismos como la metáfora de abandono de un edificio que poco a poco se va quedando vacío y en un estado cada vez más ruinoso, así como la relación entre una madre y su hija acosadas por lo sobrenatural y la difusa figura del padre ausente. Tiene una estructura muy buena y me gusta que duranet la mayor parte de su metraje se niega a rendirse a efectismos baratos, aunque su final abrupto me pareció poco satisfactorio y sus numerosos guiños políticos se sienten como un agregado un tanto banal y arbitrario. Aún así, muy buena.

What We Become. Esta cinta danesa de zombis ha ganado cierta notoriedad en todos aquellos festivales donde se ha presentado, y la verdad es que está muy bien porque centra toda la acción en un pueblo pequeño de Dinamarca en el que la llegada de la epidemia altera las vidas de todos. Hay un muy obvio cuestionamiento de las comodidades de la clase media progresista y sus endebles principios que se hace muy evidente desde el primer minuto, y aunque llegado el momento no escatima en escenas de terror con muertos vivientes, pronto queda muy claro que el principal peligro no son los cadáveres revividos sino la reacción de un gobierno autoritario contra el que sus acomodados ciudadanos no están preparados, algo que me recordó mucho a otra película de George Romero, The Crazies (1973). No tiene prácticamente nada que no hayamos visto antes y difícilmente sorprenda a los amantes de lo zombi, pero no ha estado mal.

Beyond the Gates. El éxito de la serie Stranger Things debería contribuir al interés por esta pequeña pero valiente película de terror acerca de un juego de mesa de los ochenta que arrastra a un par de hermanos a una situación límite con monstruos y una entrada a otra dimensión. No sólo el juego en sí mismo sino toda la atmósfera tiene un regusto evidentemente inspirado en otras obras del terror eighties que hemos reseñado aquí, y su componente nostálgico queda muy claro ya desde el principio, puesto que lo que reúne a los dos hermanos no es sino el desmantelamiento del otrora glorioso videoclub de su padre. Puntos extra por la presencia de Barbara Crampton como la “anfitriona” del juego y algunos momentos estéticos que son pura gloria, aunque la película en sí tampoco me ha haya impactado tanto.

Carnage Park. Lo que en un principio parece otro survival horror ambientado en el desierto americano, pronto se convierte en una de las cintas más intensas que he visto últimamente, o al menos una que me pilló en un estado de ánimo muy particular. En esta cinta, una pareja de asaltantes de bancos en fuga de la justicia toma como rehén a una chica (interpretada por Ashley Bell, a quien probablemente recordaréis por las dos entregas de El último exorcismo) y sin quererlo entran en el coto de caza de un psicópata armado hasta los dientes y que comenzará un juego de gato y ratón lleno de torturas y sadismos varios. Es una película muy violenta, con un atmósfera calurosa, abierta y asfixiante, y que sabe mantener la tensión a pesar de que la mayor parte del metraje tiene lugar únicamente entre el asesino y la final girl. Cerca del desenlace se convierte en algo demencial pero es también cuando tiene para mí su mayor atractivo. De las cinco películas que he mencionado hoy, esta es quizás la única que requiera un tipo de público muy específico, pero si sois amantes del terror físico esta sin duda alguna os va a gustar.

Algunas que debí comentar este 2016 (1 de 2)

Hola a todos, les habla el jefe de todo esto. Como bien sabréis, este año se me ha ido entre proyectos personales y otros eventos que me han impedido comentar tantas películas como hubiese deseado. Ahora se acerca el momento de daros las que en mi opinión fueron las tres más destacables, pero me he dado cuenta de que hay demasiadas que se me quedaron en el tintero, así que he decidido hacer un par de entradas grupales con brevísimos comentarios acerca de cintas de terror de las que me hubiese gustado hablar antes de que acabara el 2016.

Ojo: esto no significa que no habrá reseñas sobre ellas, pero sí creo conveniente algunas líneas acerca de por qué las considero entre lo mejor del año. Ahí va el primer grupo:

Don’t Breathe. Esta segunda película del uruguayo Fede Álvarez (director del reciente remake de Evil Dead) ha sido uno de los grandes éxitos de este año, y personalmente me parece un motivo para celebrar porque si bien casi ninguno de sus elementos son lo que se dice “originales” (me recordó mucho a La habitación del pánico (2002) tanto en su premisa como en sus personajes) sabe darles la vuelta con un par de giros inesperados y, sobre todo en su final, una muy agradecida deriva hacia una atmósfera desagradable que no me esperaba en una producción comercial de este tipo. Y por supuesto Stephen Lang genial como el villano de turno.

The Girl With All The Gifts. Menos terror y más sci-fi apocalíptico, esta adaptación de la novela del británico Mike Carey es la enésima producción de zombis que, contra todo pronóstico, logra sacar algo nuevo de una premisa que ya se ha convertido en un género en sí mismo. Me gustó mucho por haber conseguido sacar algo interesante de una película de terror con niños, y aunque el desarrollo es lento y poco emocionante si se le compara con otras cintas de zombis/infectados, el final es muy poderoso y llega a conclusiones poco habituales en este tipo de cine.

10 Cloverfield Lane. Probablemente el primer gran estreno comercial de este año que me perdí en su momento y que sólo he podido rescatar recientemente, este gran ejemplo de marketing “engañoso” no tiene por supuesto nada que ver con Cloverfield (2008), y de hecho hace lo contrario: de una premisa muy básica y mínima saca una película emocionante con un final nada convencional. Honestamente no sé como no han nominado a John Goodman a todos los premios posibles porque su actuación aquí es una de las mejores que le he visto hacer jamás, al menos fuera de una cinta de los hermanos Coen.

Before I Wake. La otra cinta de Mike Flanagan de este año, y la única que no es cien por cien de terror sino más bien una fantasía oscura acerca de una pareja que adopta un niño con un extraño poder de materializar sus sueños cuando duerme. Aunque no sea siempre cine de miedo, tiene momentos genuinamente aterradores como todo lo que Flanagan ha hecho hasta ahora, aunque quizás peca un poco de la sobrexposición del monstruo protagonista, similar a lo que ocurría con Mama (2013), una producción de Guillermo del Toro a cuyo tono me recordó mucho en ocasiones.

We Go On. Probablemente uno de los mayores descubrimientos que he hecho este año, al menos en cuanto a que ha sido una película que he disfrutado mucho y que no sólo parece haber salido de la nada sino que pertenece a un tipo de cine que ya casi no se hace. Es la historia de un hombre que pone un anuncio ofreciendo una recompensa económica a aquel que sea capaz de darle pruebas de la existencia del más allá, y por supuesto la cosa se sale de control. Tiene momentos muy buenos a nivel de terror, pero por encima de todo el argumento es muy interesante y está muy bien trabajado. La película también hace un gran énfasis en la parte dramática y en los personajes, lo que en cierta forma me recordó mucho a El sexto sentido (1999), aunque no es tan vistosa a nivel de estilo y técnica. Modesta, pero muy buena.

Brevísimo ránking de horror del 2015

Llega el fin de año y parece ser que las listas son menos populares que nunca, pero también es cierto que es muy difícil romper con una de las tradiciones más nobles de Horas de oscuridad: el ya conocido trío de largometrajes que considero necesario destacar de este 2015 que se acaba hoy. A pesar de que digo lo mismo cada año, estos títulos que expongo a continuación no son sino una opinión muy personal acerca de las tres películas de terror que más me impresionaron durante los últimos doce meses, las que más se quedaron conmigo después de acabar los créditos. Una de ellas todavía no ha sido reseñada, pero lo será sin lugar a dudas en los próximos días. Por supuesto, y como vengo haciendo de unos años para acá, he incluido una mención especial para la película de terror favorita de los lectores. Así que no perdamos el tiempo, y resolvamos este misterio.

POSICIÓN No. 3

La tercera posición de este ranking va curiosamente para una de las primeras que vimos este año, la cinta alemana German Angst, un compendio de tres historias de terror ambientadas en Berlín y realizadas por tres directores distintos. Esta cinta de antología fue una de las experiencias menos sanas que tuve este año, aunque debo advertir desde ya que no es una historia de terror convencional. Mención muy especial para el tercero de sus relatos, Alraune, una historia de horror y sexualidad que me ha hecho querer volver a revisar las pesadillas estéticas de los maestros del terror italiano. Muy recomendable sin duda.

POSICIÓN No. 2

En la segunda posición se encuentra una que todavía no he reseñado, pero que es sin duda otra de las que más me han impactado este año. Se trata de February, una minimalista historia que mezcla varios de mis temas favoritos en el cine de terror como la locura, el aislamiento y las sutiles (o no) muestras de satanismo urbano. Algunos de vosotros ya habéis podido verla sin duda en festivales, y puede que lo hermético de su ritmo y su propuesta la aleje de las salas comerciales a pesar de que cuenta en su elenco con nacientes estrellas femeninas de la tele como Emma Roberts o Kiernan Shipka. De todas formas, si tenéis la oportunidad no la dejéis pasar.

POSICIÓN No. 1

Y en la primera posición, una que no tuve que pensar muchos. Como ya sabéis si habéis leído mi muy entusiasta reseña. Krampus ha sido una de las mayores sorpresas que me he llevado este año, y una muy buena manera de cerrarlo ya que con ella he descubierto la que para mí es un nuevo clásico navideño y una de las más destacables películas ubicadas a medio camino entre el horror y la comedia, perfectamente a la par de otras joyas juveniles como Gremlins o The Gate. La Navidad ya pasó, es cierto, pero buscadla y dadle una oportunidad.

MENCIÓN ESPECIAL

Finalmente, y tras una votación muy reñida, la elegida por los lectores de Horas de oscuridad como la cinta más destacable del año ha sido Crimson Peak, el último trabajo de Guillermo del Toro. La elección de esta película ha sido sin duda un gran acto de justicia ya que sabemos que su recepción comercial ha sido un tanto ambigua, e incluso a mí hubo algunas cosas que no me convencieron, aunque tiene más que ver en mi caso con ciertas ideas recurrentes en su director que no son de mi preferencia. El caso es que estamos ante una cinta muy fuera de lo común, y sólo por eso ya vale la pena acercarse a ella. Los lectores también parecen haber estado de acuerdo con esto ya que le dieron el 21% de los votos, por encima de otros trabajos como La visita (16%), Krampus (14%) y The Final Girls (10%). Como nota curiosa, varios lectores propusieron como lo mejor del año a la cinta It Follows, olvidando quizás que ya la propusimos el año pasado y de hecho salió triunfadora en mi podio personal del 2014.

En definitiva, eso ha sido 2015. Ha sido un año difícil e irregular en cuanto a actualizaciones, pero salvo causa mayor aquí seguiremos, y espero que este año que viene sea el mejor para ustedes. Gracias una vez más por seguir aquí después de una década. Se dice rápido, pero es increíble.