Reseña: Noroi: The Curse (2005)

Tiempo atrás, cuando este blog estaba en sus inicios y la fiebre por el terror asiático estaba en pleno apogeo, Noroi: The Curse (2005) fue una que me quedó por ver a pesar de que muchos me la recomendaron. Con el tiempo se ha convertido en una de las más famosas películas surgidas de esa explosión de terror asiático en occidente, una que además tiene un mérito mayor al tratarse también de una cinta no tan accesible como el resto de sus congéneres, una que empleó el formato de metraje hallado/falso documental antes de que Paranormal Activity (2009) lo pusiera otra vez de moda.

En este caso tenemos un reportaje ficticio para la televisión en el que se cuenta la historia de un famoso investigador paranormal que desapareció misteriosamente mientras indagaba la verdad acerca de un caso específico, uno que comienza de forma muy pequeña con rumores de ruidos extraños en la casa de una mujer y su hijo y que termina adquiriendo dimensiones mucho mayores. No es fácil de resumir porque la película misma aborda el caso desde múltiples perspectivas y pequeñas historias en principio independientes que terminan coincidiendo en un fenómeno paranormal que combina cultos ancestrales, poderes psíquicos y demonología de una forma muy anclada en la realidad y que resultará conocida a aquellos aficionados a la rumorología y la conspiranoia clásica.

Precisamente por esos motivos es que creo que esta no es una película para todo el mundo ya que no solo no sigue una narrativa lineal sino que encima es considerablemente, parca en «sustos» (algo raro en estas películas asiáticas de esa época, al menos las que nos llegaron aquí) y encima tarda mucho en llegar lo realmente bueno. Eso sí: la historia en sí misma alcanza un tono siniestro realmente envidiable y toda el clímax es tan intenso que la salva. De la misma forma, el formato de cámara en mano permite algunos trucos muy buenos a nivel de imagen, y es precisamente su estética de vídeo cutre lo que se convierte en una de sus principales fortalezas y termina dándole gran parte de su identidad.

A pesar de ser mucho más lenta y cerebral de lo que estamos acostumbrados, Noroi: The Curse es una muy buena película de miedo y un ejemplo de docu-terror de la vieja escuela casi desprovisto de efectismos y con un ambiente realmente desolador en su por otro lado muy eficiente clímax, en el que sabemos desde el principio qué ocurre pero en el que también encontramos sorpresas. Muy recomendable y una de las esenciales para tener una idea general de ese cine de terror que se hizo popular en nuestro lado del planeta contra todo pronóstico.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s