Reseña: Bliss (2019)

bliss-2

Probablemente el primer estreno de terror realmente destacable que he visto este año, Bliss (2019) debería bastar para que nos pusiéramos las pilas y comenzáramos a seguir la obra de su director, Joe Begos, quien consigue aquí un magnífico thriller fantástico-erótico acerca de una pintora en medio de una crisis creativa quien tras una noche de juerga y experimentación con drogas duras comienza poco a poco a transformarse en una criatura con una imparable sed de sangre, condición que se va colando en su obra de manera inesperada.

Esta idea de la que parte, valga decir, es un arquetipo de terror que me gusta mucho y que ya hemos mencionado en alguna otra ocasión: el del artista atormentado cuyo encuentro con lo sobrenatural le va destruyendo pero a la vez le insufla una nueva creatividad que le empuja a hacer su mejor obra. Pero aunque la idea en sí no sea muy original, la película le inyecta una vitalidad y energía realmente envidiables, y la hermosa estética de su director de fotografía Mike Testin (quien repetiría con Begos en VFW (2019), estrenada el mismo año) eleva un material que en otras manos quizás no habría pasado de ser una cinta de terror del montón.

Es precisamente esa estética, oscura y a la vez colorista y perfectamente a juego con el viaje desenfrenado de sexo, sangre y drogas que impregnan los noventa minutos de metraje lo más interesante de todo, por encima incluso del argumento que, como decíamos arriba, es muy básico. Tan básico que la cinta nunca llega a explicar del todo el origen de la aflicción de la protagonista ni su naturaleza (aunque sabemos perfectamente en qué se está convirtiendo, dicha palabra nunca se menciona). Poco importa porque el descenso del personaje y su obsesión está muy bien retratado y sobre todo soberbiamente actuado por su actriz principal, una magnífica Dora Madison que se entrega por completo y a la que espero ver más en el futuro.

Violenta, sucia, visceral y también llena de una gran carga sensual, Bliss es sin duda una que volveré a ver y que queda recomendada desde ya. La cinta se encuentra en un limbo un tanto extraño ya que es demasiado particular para encajar dentro del mainstream pero al mismo tiempo muy poco cerebral como para ser incluida dentro de aquello que se suele conocer (por desgracia) como «terror serio». Creo que eso incluso la hizo más especial ante mis ojos. Dadle una oportunidad porque vale la pena.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s